Gestión de una campaña de mailing.

La primera entrada, de esta serie de 3, la dedicamos a conocer los puntos claves del diseño y la programación de nuestra campaña de email marketing mediante código HTML específico para correo electrónico. Ahora, tras comprobar que ésta se visualiza correctamente en la mayoría de los navegadores de internet, podremos considerar que hemos superado el “Tourmalet” de nuestra campaña de mailing y llega la hora de plantear el protocolo que seguiremos para realizar el envío de nuestro trabajo.

Listas de suscripción

Las listas donde se almacenan los correos de los suscriptores son un elemento clave para el buen funcionamiento del sistema de envío de boletines. Es muy importante que las direcciones que tenemos en nuestra base de datos hayan dado su aprobación expresamente para recibir mails publicitarios. Esto debe quedar muy claro, pues es fácil para un destinatario con el día torcido, pulsar el botón de spam cuando reciba nuestro correo. Este sencillo gesto, realizado por una pequeña cantidad de suscriptores que tengan el mismo tipo de día gris, puede acabar con el bloqueo de nuestra cuenta y con el nombre de la empresa en una blacklist. Por tanto, es importante crear un sistema de optimización y depuración de nuestra lista de correo que merme las posibilidades de bajas.

La primera normal fundamental que debemos cumplir para obtener un optimo listado de seguidores, es que en éste no figuren contactos que no hayan recibido noticias nuestras en, lo menos, 8 meses. “En un momento concreto tuve el impulso de darme de alta para obtener información de un producto, pero no supe nada de él durante 8 meses, y hoy recibo su primera noticia.” Si ya adquirí un producto igual a ese, lo más seguro es que mande el correo directamente al buzón de spam. Si no hemos tenido la dedicación de informar periódicamente a nuestros seguidores, recomiendo purgar la lista e intentar obtener nuevos contactos mediante alguna campaña concreta de marketing.

La segunda norma fundamental es la que concierne a la forma de darse de alta de los suscriptores. El método más efectivo es el llamado de doble opt-in, es decir, que una vez dados de alta a la lista, confirmen mediante un enlace recibido en su buzón, la suscripción a la misma. Y no es efectivo porque vayamos a obtener así más leads, si no porque esos leads serán garantizados que no están allí por error. Opcionalmente, podemos plantear el doble opt-in por pasiva, o sea, que el mensaje que aparezca en el mail de confirmación sea de darse de baja de la lista. Quien no conteste será un lead garantizado. Personalmente, prefiero no jugar con la creatividad en este punto y moverme más de la forma tradicional, sin sorpresas para el cliente.

 

email marketing qiero segunda parte

 

Bases de la campaña de mailing

Definimos las bases de la campaña asignando un nombre, un título, un correo de contacto, unas bases legales para que los destinatarios recuerden porqué y de quién reciben el correo, si se desea se integra con las redes sociales Twitter y Facebook para que se publique en ellas la propia campaña, y finalmente se perfecciona con herramientas de análisis de datos, como Google Analytics, que nos proporcionaran valiosa información sobre el resultado de nuestra inversión publicitaria. Nuestro suscriptor es lo más importante y debemos informarle con toda sinceridad para qué van a ser utilizados sus datos.

Implementación de código

Importamos el código en el gestor de campañas de mailing, dando los últimos retoques en los estilos para la mejor experiencia posible del destinatario. Hay que tener en cuenta que es un hecho que algunos clientes de correo no dan un formato del todo adecuado al contenido, o deciden declarar nuestro boletín como spam y no cargan las imágenes correctamente. A este efecto colocamos un breve y visible texto en la cabecera del mailing que permita abrir la newsletter en nuestro navegador preferido para poder leerlo con toda perfección. Por esta razón, al mismo tiempo, subimos el documento con código HTML al servidor mediante FTP y a partir de aqui, si se quiere, le damos el formato de una página web normal incluyendo dinamismo, interactividad, efectos especiales, ampliación de fotos, transiciones, etc.

Pie legal

Es obligatorio implementar un espacio, que suele ser el pie —o footer— del boletín, donde nuestro cliente pueda dar de baja su dirección de correo electrónico de nuestra base de datos. En él aparecerá el nombre y dirección de la empresa remitente, así como la aclaración de porqué el destinatario ha recibido nuestro correo. Detrás de este pie hay una serie de páginas y formularios que guían al lector de forma sencilla en todos los pasos necesarios para completar la acción deseada. El boletín se diseña sabiendo que hay una base de datos con centenares o miles de personas que no quieren perder el tiempo con información no deseada, por lo que seremos claros, concisos y respetuosos en todo el contenido, desde la cabecera hasta el pie.

Análisis

En la tercera, y última entrada, veremos las posibilidades que nos ofrece internet para conocer el comportamiento de nuestros clientes, un ejercicio fundamental para medir el resultado de nuestra campaña de “buzoneo electrónico”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies